Navegaresnecesario-vivirnoesnecesario

Un espacio en el que compartir nuevos sueños, esta vez, hechos de palabras. Las palabras nos quedarán cuando el viento arrastre las hojas, cuando el silencio grite desde dentro.

Andadura nueva, o casi… estreno de compañer@s de ruta, búsqueda de huellas hundidas en la arena.

Septiembre en el hemisferios norte, primavera en en el sur. Otro comienzo, que continúa.

Letras impresas, historias que pugnan por ser contadas, un darse vuelta hacia adentro para seguir mirando a la cara a la vida .

Te cuento cosas, comparto trocitos de mi alma; lo demás, ya veremos: navegar es necesario, vivir no es necesario.

Empiezo contándote que Toda la gente errante es el resultado de mi primera confrontación con los demonios internos y el eterno juego de exorcizarlos con palabras.

La historia:

En mayo de 2010, me di la posibilidad de cambiar de dirección; por carreteras secundarias -o rutas menos transitadas-, y sin demasiada conciencia, no fuera cosa que se filtraran inhibiciones y prejuicios, me puse a escribir, una de mis pasiones postergada.

Hasta el presente no he parado, intentando que mis amores intelectuales convivan en paz lo que me quede de camino.

Mis amigas me estimularon y animaron a seguir adelante tras la etapa catártica y eso propició que comenzara a pensar, que ya que todo ello había salido de mi interior con absoluta sinceridad, quizás no sería mala idea que llegara a otras manos, a otras miradas.

Toda la gente errante, nació y creció tarde tras tarde; se enriqueció con los aportes de las primeras lectoras y devino una historia acabada, hasta donde se puede decir que las historias lo sean.

Ahora, le toca salir al mundo y como todos los niños y niñas de la clase trabajadora lo tuvo crudo en este sistema donde lo humano cuenta bien poquito. Por eso esta novela ha sido posible gracias a los micro mecenazgos de mis queridos amigos y amigas, la ayuda invalorable de personas como Helena Villar Janeiro, María Xosé Porteiro, Yamil Fued Koussa, Adriana Corbo Longueira, y una tripulación de editores compuesta por: María Luisa Abad, José Manuel Abelairas Pérez, Susana Alaniz González, Rosa Aneiros Gómez, Carmen Basadre, Ana Bereciartúa, Alfredo Bongianni, Dario Xohán Cabana, Sofía Calvo Arias, María Pilar Campo (Marica Campo), Milagros Carballido Illán, Gerardo Castedo, Manuel Anxo Cendán Dopico, María Mar Corbelle Valiño, Amaya Cuesta Alonso, Idoia Cuesta Alonso, José Urbano Cuevas Mateo, María Mabel Charquero González, María Dans Sampedro, Carmen Díaz Simón, Magali Gali, Ana Lía Glass, Xavi García, Pitusa Gómez Darriba, Inmaculada Fernández, María Elsa García, María Mercedes Gómez Fernández, María Teresa Huguet Rodríguez, Enrique Iglesias González, Juan y Matilde, Julio Leyra San Martín, María Elizabeth Luna, Rosario Felisa Miranda Smith, Roberto Moskowich Spiegel Pan, Iratí Nabaskues Alonso, Jon Nabaskues, Carmen Neira, Paco Nieto, Estefanía Novo, José Manuel Núñez Abuin, José Núñez/Shirley Taborda, Vilma Viviana Núñez Taborda, Beatriz Oveja Villafañe, Luisa Paz Montenegro, Josefa Muñoz, Unai Peón Cuesta, Giovanna Pereira, María del Carmen Pérez Pérez, Francisco Pérez Porto, Flor María Pérez Rodríguez, Cuqui Piñeiro Álvarez, Oscar Prieto Pita, Ana Isabel Pro, Inmaculada Pulido Domínguez, Clarke Richard, Ana Robles Anaya, María José Rouco, María José Vales Garaloces, Nancy Villagrán Crivelli y Helena Villar Janeiro.

 ¿De qué trata esta novela?

La trama podría resumirse como el resultado de encuentros imposibles, sobre las oportunidades que la vida nos ofrece en ocasiones.

Una mujer emigrante, bastante atípica, recala en un pueblo del norte de España por razones que ni ella misma alcanza a comprender. Sin saber muy bien qué buscaba se le van pasando los años, hasta que es atravesada por ese fenómeno catastrófico llamado crisis. Su mundo basado en mínimas certezas se derrumba de golpe y el propio devenir de los acontecimientos la lleva a  desempeñar un trabajo “peculiar”, que le va a resultar, contra todo pronóstico, esa segunda oportunidad que siempre nos es tan esquiva.

Al convertirse en cuidadora de una anciana despótica, que escondía un doloroso secreto, va aprendiendo muchas cosas sobre sí misma.

La novela desgaja la relación entre ambas mujeres, sus reflexiones, sus alegrías y sus angustias. El final, les descubre que tenían en común muchas más cosas de las que pensaban y que… no toda la gente errante anda perdida.

Anuncios